Camino catalán por San Juan de la Peña

El Camino Catalán por San Juan de la Peña es uno de los Caminos históricos que cruzan Catalunya y se adentra en la provincia de Huesca en su periplo hacia Compostela.

Desde 1.992 esta Asociación ha mantenido la señalización de este camino comprendiendo en el día de hoy la totalidad de los casi 400 kilómetros que separan Barcelona hasta la confluencia con el Camino Aragonés un par de kilómetros antes de llegar a Santa Cilia de Jaca.

En Barcelona, podemos encontrar la primera flecha amarilla en la puerta del Laberinto de Horta, justo detrás del Velódromo. Desde allí, una buena red de albergues, completada ocasionalmente con algún hostal, permite al peregrino ajustar este Camino a sus capacidades físicas personales.

Cruzando la sierra de Collcerola, nuestros pasos se dirigen hacia Sant Cugat con su importante monasterio; Ullastrell, donde podemos encontrar el primer albergue de acogida municipal de este camino; y desde allí, cruzando Olesa, Esparraguera y entrando en Collbató por el bien conservado Arc d’en Bros, iniciar el ascenso a Montserrat, referencia religiosa y cultural para los catalanes.

Dejando atrás la Moreneta por el Camí dels Degotalls, descenderemos fácilmente hacia la industrial Igualada, y seguiremos en busca de las ermitas románicas de Sant Jaume de Sesoliveres y de Pallerols. Siempre paralelos pero a suficiente distancia de la Nacional II, llegaremos a las acogedoras Cervera y Tárrega donde hemos de estar particularmente alerta ya que aquí el camino se bifurca.

Una opción sería seguir hacia Lleida y cruzar los Monegros dirección a Zaragoza y Logroño; y la otra, la que aquí recomendamos y os contamos, es dirigir nuestro pasos hacia el noroeste pasando por delante de la estación de RENFE de Tárrega.

Desde allí, el camino nos llevará por la plana leridana a la hospitalaria Linyola, a la histórica Balaguer, y tras dejar atrás Algerri y Alfarrás, nos despediremos de las tierras catalanas para entrar en Aragón.

Tamarite de Litera sigue ofreciendo el histórico primer albergue público de este Camino; tras cruzar la comarca de la Litera, nos espera Monzón y su castillo templario vigilando al peregrino.

Evitando carreteras y siguiendo los restos de antiguas calzadas y vestigios romanos, nos dirigiremos a Berbegal, citado ya en el capítulo III del Libro IV del Codice Calixtinus como “opidum fortissimum Barbagalli”, donde podemos contemplar su colegiata. Y después de la histórica Pertusa, alcanzaremos Huesca.

Al entrar en Huesca pasaremos por delante de la ermita de Nuestra Señora Salas, con su Virgen Románica, la existencia de una espécula de peregrino bajo esa advocación, da fe de la importancia que tuvo en la época de las peregrinaciones. También es de obligada visita la iglesia de San Pedro Viejo, edificio que fue templo romano, posteriormente visigodo, luego mozárabe y finalmente románico.

El Camino avanza entre frutales y tierras de cultivo o pastos hacia los bosques del pre-Pirineo; en la colegiata de Bolea podremos contemplar un Santiago peregrino en su imponente retablo del Altar Mayor, y en Loarre podremos visitar el castillo románico fortificado más antiguo de la península. Tras pequeños y acogedores albergues como los de Sarsamarcuello o Ena separados por el paso de Escalete, a través de la encantadora Botaya iniciamos la ascensión hasta el imponente monasterio de San Juan de la Peña, enclavado en la roca, donde podemos admirar uno de los mejores claustros románicos del mundo.

Desde San Juan de la Peña, una espectacular bajada contemplando el Pirineo nos llevará a Santa Cruz de la Serós ya en la comarca de la Jacetania, y a pocos kilómetros confluiremos en Santa Cilia de Jaca con el Camino que viene desde Somport.

A pesar de la dureza de su tramo final y de que pasa por pequeñas aldeas con pocos servicios, tiene la ventaja que conecta con un camino con buena infraestructura (en este caso el Camino Aragonés) mucho antes que si optamos por la variante de Lleida y Zaragoza.

Camino solitario y bien señalizado en el que nadie se extraña de ver pasar peregrinos hacia Compostela.

No existe ninguna guía editada editada en papel pero tampoco es imprescindible para recorrer los aproximadamente 1.300 kms que separan Barcelona de Compostela.

Nuestra asociación dispone de un folleto con la descripción del itinerario. Puedes acceder al mismo clickando en el icono PDF

Hoja de los servicios: